• Fundación Carbonell

Prácticas educativas en la virtualidad: Iniciamos las capacitaciones en Google Classroom


La situación que hoy nos atraviesa, nos obliga a repensar la escuela; repensarla, no para reinventarla en torno a miradas tecnologicistas o mercantilizadas, porque la situación parece llevarnos a estos puertos, sino para volver a mirarla, para saber qué de eso quisiéramos conversar y qué podríamos reconfigurar. 

Y entre aquellas cosas que quisiéramos conservar está aquello que extrañamos (y en ese sentido nos resulta “extraño” no tenerlas): la presencia. La presencia como corporalidad, como gesto, como palabra, como cercanía, como afecto, como cuidado. Y la situación allí, se pone más difícil en este contexto. ¿Cómo poner algo de presencia en esta situación?

Frente a ese interrogante, como Fundación nos propusimos llevar adelante una propuesta que intente acercar a los docentes algunos conocimientos sobre la plataforma Google Classroom. Y cuando hablamos de conocimientos lo hacemos a propósito, porque consideramos que no son meros tecnicismos, sino que al docente le permitirá tomar posición, decisión, elegir y llevar adelante prácticas educativas en la virtualidad. Es decir, seguimos sosteniendo que las cuestiones técnicas, por sí mismas, no acercan, no enseñan, no construyen; de ahí la necesidad de acercar a los docentes estos conocimientos, para que sigan siendo ellos y ellas los que “hagan escuela”, o al menos algo de ella. 


Es decir, seguimos sosteniendo que las cuestiones técnicas, por sí mismas, no acercan, no enseñan, no construyen; de ahí la necesidad de acercar a los docentes estos conocimientos, para que sigan siendo ellos y ellas los que “hagan escuela”, o al menos algo de ella.  (Soledad Justiniano)

Con estos propósitos, Damián López (Lic. en Administración, docente de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y miembro de Fundación Carbonell), se dispuso a ofrecer una serie de capacitaciones, espacios “aula”, que realicen estos acercamientos a diferentes docentes. Por esto, hoy quisiéramos tomarnos un tiempo para “conversar” con él, sobre los sentidos que sostienen esta propuesta.


-Soledad: ¡Hola, Damián! ¿Cómo estás? ¡Qué bueno poder poner un poco de “presencia”, entre tanta virtualidad!


-Damián: Hola Sole, ¡totalmente de acuerdo! Hace tiempo que estoy vinculado a la docencia y capacitación en empresas, de forma presencial y/o virtual, y lo que más disfruto es poder interactuar y relacionarme en un ámbito de aprendizaje.


-S: Bueno, comencemos también nosotros a compartir, entonces. Quisiera comenzar preguntándote las razones, más allá de las institucionales que ya hemos conversado aquí, que te han convocado a proponer estos encuentros. ¿Qué pasaba y qué te pasaba, qué consideraste necesario, deseable y posible llevar adelante esto?


-D: Se dieron una suma de causas que hicieron que la idea tome fuerza. En primer lugar, fue la pregunta de Marita (Directora de Fundación Carbonell) sobre qué respuesta o de qué manera podríamos ayudar a un colegio, que se encontraba sin poder concretar la implementación de una plataforma de educación virtual, para poder llevar a cabo su actividad. Esa pregunta hizo que me diera cuenta de la importancia de poder ayudar a los colegios a transitar este camino, sobre todo pensando que se debían realizar cambios importantes en muy poco tiempo. Y también me di cuenta del esfuerzo enorme que están haciendo los docentes para poder continuar con el dictado de las clases, ya que además de adaptar pedagógicamente los materiales y actividades a una nueva modalidad, deben conocer y dominar una herramienta, sin el tiempo de preparación que hubiese sido deseado.


-S: Podemos decir entonces, que había un terreno humano muy fértil. Algunas demandas implícitas y explícitas, algunos propósitos y la intención de querer ofrecer algunas oportunidades, en ese marco. Muchas gracias, por compartir las razones, creo nos permiten convidar sentidos, a quienes puedan leer esto y a quienes formarán parte de los encuentros. Ahora bien, en una oportunidad de las tantas que compartimos para pensar esta posibilidad, conversábamos sobre tres ejes que creemos que son demanda, urgencia y necesidad de los docentes hoy: ¿cómo sostener el vínculo? ¿cómo llevar adelante prácticas educativas? ¿cómo poder establecer instancias de evaluación formativa, en este contexto? En base a lo que pudimos dialogar, se diseñó el temario de los encuentros. ¿Podrías contarnos cómo tomaste esas decisiones y qué focos buscarás desarrollar en estas instancias para intentar ofrecer algunas respuestas posibles a estas preguntas?


(...)tres ejes que creemos que son demanda, urgencia y necesidad de los docentes hoy: ¿cómo sostener el vínculo? ¿cómo llevar adelante prácticas educativas? ¿cómo poder establecer instancias de evaluación formativa, en este contexto? (Soledad Justiniano)

-D: Sobre este punto, me fue de gran ayuda haber tomado contacto con un colegio (ya que no cuento con experiencia docente en Nivel Primario ni Secundario) y relevar sus necesidades específicas en este contexto.

Al mismo tiempo, conversando con amigos que son docentes, pude ver también una multiplicidad de realidades, que hacían que una sola “receta” o forma de hacer la virtualidad, no sea una buena idea. Parecía que lo más potente era dar al docente un abanico de herramientas, y realizar una especie de “asesoramiento” para que cuente con más y mejores posibilidades, para definir su propia estrategia de abordaje de la virtualidad, evaluando la situación que le toca afrontar.

Por otra parte, en estas charlas informales que mantuve con conocidos, en todos los casos se evidenció que el nivel socio económico de los alumnos, una vez más produce brechas en el acceso a la educación, generando desigualdad de posibilidades.

Parecía que lo más potente era dar al docente un abanico de herramientas, y realizar una especie de “asesoramiento” para que cuente con más y mejores posibilidades, para definir su propia estrategia de abordaje de la virtualidad (Damián López)

-S: Me gusta mucho que podamos compartir los ideas, tal como fueron surgiendo, de forma artesanal y comprometida. Ahora bien, ahí, ya parecía más claro el camino; sin embargo, faltaba ponerlo “en marcha”. ¿Cómo hiciste para que esas ideas resultaran posibles? Digo, hay cuestiones propias del “hacer”, que tienen que organizarse, ejecutarse, atenderse, y resignificarse a veces. ¿Cómo se dio este proceso?



-D: Bueno, creo que lo que contaba anteriormente, fue simplemente el borrador de temas que pude pensar para estos talleres. A partir de ese borrador, se generó lo que terminamos acercando a los docentes, gracias a tus aportes y los de Agostina y Ana, que colaboraron con la metodología, el temario y toda la comunicación de los talleres. En este último aspecto, también fueron valiosos los aportes de Ailen y Francisco, y el soporte general de la Fundación.

Entonces, quiero decir que me siento profundamente agradecido de todo lo que hizo el equipo para concretar este proyecto, mediante los aportes voluntarios de todos, siempre con el espíritu de crear, mejorar y hacer un aporte a la sociedad.


-S: Gracias a vos, Dami, por la iniciativa. Creo que permitió motorizar esta propuesta, y eso resulta esencial, en cualquier idea. Ahora, con “el diario del lunes”, ¿qué nos podés contar sobre lo que ocurrió en el primer encuentro? ¿cómo fue la mirada de los docentes? ¿qué logros y qué desafíos consideraste, que se pueden sostener y/o modificar en las próximas instancias?

-D: Yo lo viví como una experiencia muy gratificante. El hecho de encontrarnos con los docentes y conocer sus experiencias y que de alguna manera podamos contribuir a que su trabajo sea un poco más “fácil”.

Al mismo tiempo significó la concreción del proyecto en hechos, una gran satisfacción y un profundo sentimiento de agradecimiento a todo el equipo que lo hizo posible.

El grupo respondió muy bien y creo que vamos a tener experiencias muy enriquecedoras en los próximos talleres.

Lo que me da vueltas en la cabeza para el futuro es cómo poder dar herramientas para las y los estudiantes y creo que en ese pensar será fundamental lo que nos puedan contar el grupo de profesores que participa del taller.


El hecho de encontrarnos con los docentes y conocer sus experiencias y que de alguna manera podamos contribuir a que su trabajo sea un poco más“fácil”. (Damián López)

-S: Bueno Dami, creo que no queda más que agradecerte por considerar, idear y llevar adelante esta propuesta, que deseamos pueda resultar útil, para que los docentes tengan conocimientos que les permitan tomar decisiones, crear, acercar y sostener el vínculo pedagógico con sus alumnos. Gracias por gestar esto, como quien lo hace nacer, lo gesta y también, como quien le pone gestos (tan necesarios en este contexto) a algo que quiere compartir.

Si querés conocer más sobre las capacitaciones de Google Classroom para docentes haz clic aquí.

Sobre los autores




María Soledad Justiniano


Lic. y Prof en Ciencias de la Educación

Coordinadora del Área Pedagógica de Fundación Carbonell.

Docente de Psicología en Nivel Medio

Coordinadora de Tutores en el Seminario de Conducción y Gestión Educativa, del Instituto Superior de Estudios Pedagógicos de la Provincia de Córdoba.

Profesional adscripta en la Asesoría Pedagógica de la Facultad de Odontología de la UNC.





Damián E. López


Consultor en Gestión de Calidad y Docente

Responsable de Tecnología Educativa en Fundación Carbonell.

Docente de Aprender en Red, Red Insignia, Agroglobal, UTN e IUCBC.

Lic. en Administración y maestrando en Estadística Aplicada.

68 vistas

Solicitá Información.

Email: info@fundacioncarbonell.org

Teléfono: 3515476319

  • Icono social Instagram
  • Facebook Social Icon

© 2018 Desarrollado por Monte de León  |  Términos de uso |   Política de Privacidad